El control y el dominio son fundamentales para lograr la salud y una mejor manera de vivir. Mantener la mente y el cuerpo en disposición positiva es esencial para llevar una vida agradable y con buenos resultados.

Consumir helado reduce el estrés

¿A quien no la gusta tomarse un rico helado para cortar la rutina?

Además de ser unos de los postres más ricos y divertidos que existen, ahora tenemos una mejor excusa para consumirlo más seguido ya que un estudio realizado la Universidad da California revelo qua posible reducir el estrés tomando helado, además da calmar las nervios y aliviar la melancolía.


Los helados que están elaborados en base a crema y leche contienen una gran cantidad de aminoácidos Triptofano, cuyo consumo provoca un efecto sedante en el cerebro, permitiendo disminuir la tensión nerviosa y eliminar el estrés de la rutina diaria. Además, su textura suave y la sensación de frescura que produce en el interior de la boca ayudan a calmar la ansiedad y relajar el cuerpo.

Por su parte, aquellos helados que son fabricados utilizando frutas como materia prima pueden resultar beneficiosos para el organismo, porque mantienen las vitaminas propias de cada producto a la vez que ofrecen sabores dulces y complacientes; mientras que los famosos helados de chocolate ayudan a quien tiene ia moral baja o se encuentra desganado gracias a las propiedades del cacao.

Variedad de efectos:

También esta demostrado que los helados coloridos hacen que sus consumidores sientan una sensación de placer extra, que ingresa por la vista, al igual que aquellos que combinan cremas con chips de chocolate, merengues o algún tipo de salsa. Y no solo eso: los helados cremosos tienen alto contenido de leche, aportando todos sus nutrientes, y ofrecen al organismo las vitaminas A, C y otras menos conocidas, que contribuyen a la vista y dejan la piel más suave y saludable.



Otras de las influencias que provoca el helado en el organismo difieren de acuerdo al sabor que elijamos. Así, los gustos tradicionales como la frutilla y el chocolate nos provocan diversidad de emociones vinculadas con los recuerdos de las veces que consumimos tales sabores.

Otros más particulares, en cambio, nos pueden hacer regresar a nuestra infancia o sentirnos cerca de algún ser querido.

Además de todas estas ventajas que ofrece su consumo, el plan de ir a tomar un helado importa en si mismo un plus de emociones y relax que ayuda a tener una vida social más activa y alejarnos de la rutina cotidiana, dejando de lado el estrés al menos por esos momentos.