¡Las caricias tienen poder! Esta práctica debe ser constante, los beneficios de las caricias para la salud son infinitos por lo que hay que recibirlas desde que se nace. El cariño es la llave del mundo.

Mente sana

La práctica habitual de ejercicio físico es, sin duda, una buena forma de mantener un cuerpo saludable. Sin embargo, los expertos han descubierto que la actividad física también puede mantener la mente sana en la vejez.


Varios estudios recientes lo comprueban. En uno de ellos, un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia en la Ciudad de Nueva York analizo datos recopilados entre casi 7,700 estadounidenses que hicieron gráficos para evaluar su salud mental con relación a la actividad física que realizaban a la semana.

Los resultados que arrojaron los estudios demuestran que ejercitarse con regularidad.

"Idealmente de 2 horas y media a 7 horas y media a la semana mejoraba la salud mental."

Otro estudio llevado a cabo en Reino Unido con adultos de entre 70 y 80 anos revelé que la actividad física protege los tejidos cerebrales de la atrofia y reduce el volumen del cerebro, lo cual suele estar vinculado al deterioro cognitivo y la demencia.

¿De qué manera ejercitar el cuerpo ayuda a que la mente se mantenga igualmente activa?

Para empezar, el ejercicio habitual puede evitar que una persona desarrolle diabetes, algunos tipos de cardiopatía e incluso hipertensión, padecimientos que, a su vez aumentan el riesgo de desarrollar demencia senil.



Liu-Ambrose, doctora en medicina y Fisioterapia de la Universidad de Columbia Británica en Canadá. Liu-Ambrose ocupa el cargo de directora del Laboratorio de Envejecimiento, Movilidad y Neurociencia Cognitiva.

Los factores de riesgo cardiovasculares suelen aumentar el riesgo de padecer demencia senil.

Desde hace tiempo es bien sabido que el ejercicio ayuda a evitar que el cerebro y sus estructuras se contraigan. Liu-Ambrose revela que ha sido sorprendente descubrir hasta donde llegan las mejorías relacionadas con la buena forma física. "No solo logra que el rendimiento del cerebro se mantenga, sino que se obtienen óptimos resultados en su salud".

Piensa en el cerebro como si fuera una orquesta. Para tocar una melodía, las distintas partes del grupo deben estar coordinadas. Lo mismo ocurre con el cerebro. Si las conexiones se interrumpen o dejan de existir, el cerebro dejará de funcionar correctamente. El ejercicio puede, además, estimular el crecimiento de las células y repararlas.


Nunca es demasiado tarde para empezar. Incluso, 15 minutos, pueden hacerte bien.